Observar una escena y leerla en función del cuerpo de los actores, de su arco dramático y de su contenido emocional. Intervenir sobre ella en forma, tiempo, orden, volumen, color y edición. Entrenar la escucha, la mirada y una lectura propia de los materiales posibles.