El taller propone un espacio para descubrir la propia comicidad y para encontrar allí la particular manera de abordar lo cómico. Es un entrenamiento físico-emocional. Un lugar para transitar el presente constante de la actuación. El pensamiento está al servicio de la estrategia. El cuerpo se recrea en un cuerpo más despierto, más vital, más expansivo. Un cuerpo con la memoria del tiempo, un cuerpo presente, un cuerpo nuevo. El cuerpo del JUEGO.